En el Día Internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer

El Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer se celebra un 25 de noviembre por una razón: un día como hoy del año 1960, las hermanas Mirabal fueron brutalmente asesinadas por ser mujeres y activistas. Su único crimen fue haber luchado por sus derechos contra el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961).

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas define este tipo de violencia como » todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada». En consecuencia, para respaldar esta decisión, en 1999 la Asamblea General proclamó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La violencia contra las mujeres es un obstáculo para construir sociedades inclusivas y sostenibles. Es imposible que una sociedad florezca si la mitad de la población vive con miedo de ser agredida.

La población femenina es altamente vulnerable de sufrir violencia de género, especialmente las niñas y las mujeres de la tercera edad, mujeres pertenecientes a la comunidad LGBT (lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex), las migrantes y refugiadas, las pertenecientes a pueblos indígenas o minorías étnicas, mujeres y niñas con VIH-Sida, discapacitadas y aquellas que habitan en países con crisis humanitarias.

La violencia contra las mujeres y niñas se manifiesta de forma física, sexual y psicológica:

  • Violencia por parte de un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, feminicidio).
  • Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético).
  • Trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual).
  • Mutilación genital femenina (practicada en ciertas comunidades y culturas, asociada con creencias religiosas).
  • Matrimonio infantil (niñas obligadas a contraer matrimonio en contra de su voluntad).

Las mujeres migrantes vienen confrontando una serie de situaciones personales, administrativas, sociales y jurídicas, que incrementan el grado de vulnerabilidad frente a la violencia de género. A las que se une el tener que enfrentar, adicionalmente, un contexto institucional que en un alto porcentaje reproduce prejuicios y actitudes racistas y poco empáticas frente a la situación que viven». Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe

A menudo juzgamos sin conocer la verdadera realidad de una mujer migrante. Emigrar implica perder muchas cosas importantes para la vida de una persona. Una es la red de apoyo social. No contar con redes de apoyo de familiares y amigos es un factor de vulnerabilidad que aumenta la desprotección.

Sumado a esa falta de redes de apoyo, también el idioma es una barrera comunicativa importante. Gracias a asociaciones y fundaciones que se dedican a impartir formaciones en lengua española y a apoyar la formación de las mujeres migrantes, pueden lograr comunicarse y desarrollar habilidades. Es una tarea que no se realiza por parte de las administraciones, por eso es necesario apoyar organizaciones como CALALA, AMALGAMA, MUJERES SUPERVIVIENTES, MUJERES PA’LANTE.

Mujer, migrante, no habla español, madre…aunque parezca ya demasiado podemos decir que uno de los miedos de las mujeres para solicitar ayuda es su situación administrativa irregular. ¿Qué significa para una mujer que está siendo maltratada, no tener papeles? Significa que ella piensa que si denuncia a su maltratador se arriesga a que la devuelvan a su país, o que puede perder a sus hijos.

Otra razón por la que no denuncian es porque no conocen los recursos que tienen a su alcance. Es sorprendente la cantidad de recursos de apoyo existentes para una mujer que sufre maltrato. Y se que muchas personas dicen que no hay recursos, pero puedo decirles con total seguridad que hay mas que suficientes recursos. Lo que sucede es que no se informa adecuadamente de todos ellos desde las administraciones. Y el tirón de orejas va para lxs trabajadorxs sociales en gran parte, porque es su función: informar de todos los recursos existentes, sin pensar por la persona que tiene delante, sin presuponer lo que esa persona necesita, dándole todas las opciones que tiene la administración, todas.

Unido al punto anterior se encuentran las actitudes racistas y llenas de prejuicios con las que se encuentran muchas veces las mujeres migrantes en las instituciones donde deben acogerlas para que soliciten ayuda. Esto es una realidad que denota la gran falta de empatía, de sensibilidad, de respeto y de falta de valores en muchas personas que tienen una responsabilidad tan delicada. Solo puedo decir que hace falta formación y en muchos casos creo que las personas que estan ocupando esos puestos deberían evaluarse para encontrarles un sitio mas adecuado a sus habilidades y competencias.

Dar importancia a este día significa alzarse en contra de la violencia de género y recordar que las mujeres deben estar en el centro del cambio.

Os dejo una lista de documentales y películas que nos invitan a reflexionar sobre este tema tan sensible, como lo es la violencia contra niñas y mujeres:

  • Las Elegidas (México. Director: David Pablos. Año 2015): un hombre obliga a su hijo a seducir chicas jóvenes para prostituirlas, formando parte del negocio de tráfico de mujeres de su familia.
  • Los Hombres que no Amaban a las Mujeres (Suecia. Director: Niels Arden Oplev. Año 2009): un industrial millonario contrata a un periodista para que averigüe la desaparición de su sobrina hace 40 años. Descubre hechos de violencia y vejaciones aterradores.
  • No estás sola Sara (España. Director: Carlos Sedes. Año 2009): una joven estudiante de periodismo guapa e inteligente conoce a un chico educado, tímido y lleno de encanto. Hasta que un día él le prohíbe usar minifalda, siendo el punto de partida de una pesadilla violenta.
  • La Teta Asustada (Perú. Directora: Claudia Llosa. Año 2009): una joven vive asustada debido a los sucesos ocurridos sobre mujeres violadas y maltratadas, durante la guerra del terrorismo en Perú. Reflejo de la violencia machista institucional muy común en los territorios en guerra.
  • La Verdad de Soraya M. (EEUU. Director: Cyrus Nowrasteh. Año 2008): una joven oriunda de un pueblo iraní es acusada falsamente de adulterio por su marido mujeriego. De acuerdo al Código Penal de ese país, ha sido sentenciada injustamente con la lapidación pública hasta la muerte. Basado en una historia real.
  • Cicatrices (México. Director: Francisco del Toro. Año 2005): un matrimonio que vive en la Ciudad de México con su hijo ha atravesado por difíciles situaciones, como la monotonía, el desamor y la violencia intrafamiliar deberá afrontar una dura separación.
  • Agua (España. Directora: Deepa Mehta. Año 2005): en la India colonial del año 1938 una niña de 8 años fue obligada a casarse con un moribundo. Al enviudar ingresó a un ashram para viudas, donde deberá pasar el resto de su vida para consagrar a su esposo fallecido.
  • Tierra Fría (EEUU. Directora: Niki Caro. Año 2005): una madre soltera regresa a su pueblo natal, buscando trabajo en las minas para poder sobrevivir. Sufrirá toda clase de abusos y humillaciones por parte de sus compañeros, por el simple hecho de ser mujer.
  • Te Doy Mis Ojos (España. Director: Iciar Bollain. Año 2003): una mujer casada desde hace 9 años huye de su casa con su hijo, debido a que su marido es violento y la maltrata.
  • Nunca Más (EEUU. Director: Michael Apted. Año 2002): una camarera se casa con un contratista adinerado, conformando la perfecta familia. Luego del nacimiento de su hija ella descubre que su esposo le ha sido infiel, tornándose violento. Deberá huir con su hija para salvar su vida.
  • Madame Brouette (Senegal. Director: Moussa Sène Absa. Año 2003): la muerte de un hombre ocasionado por su esposa afectó a la comunidad de Senegal. Ella era la verdadera víctima de un hombre violento y abusivo.
  • Solo Mía (España. Director: Javier Balaguer. Año 2001): el amor a primera vista unió a una feliz pareja. Luego de haber tenido a su primer hijo vino el primer reproche, el primer grito y la primera bofetada. Una relación que se tornó sumamente violenta y brutal.
  • Durmiendo con el Enemigo (EEUU. Director: Joseph Ruben. Año 1991): un joven matrimonio parecía la pareja perfecta. Luego de cuatro años de casados el marido resultó ser una persona violenta, obsesiva y brutal. Ella huyó para salvar su vida, simulando su muerte.

calala.org

diainternacionalde.com

unesco.org

¿Hablamos?